Teléfono de ayuda (951) 686-HELP

Consumo de sustancias y prevención

Hablar con su hijo sobre el consumo de sustancias hace que sea menos probable que abuse del alcohol, el tabaco y otras drogas. Este sitio web le ayudará a prepararse para estas conversaciones cruciales proporcionándole datos clave y estrategias paso a paso para una comunicación eficaz.

Conocer los hechos y cómo comunicarlos

A medida que nuestros hijos crecen, se enfrentan a nuevos retos. La mejor forma de ayudarles a superar estos retos es simplemente hablar con ellos y escuchar lo que tienen que decir. Mediante una conversación abierta, honesta y frecuente, podemos influir significativamente en su experiencia con el consumo de sustancias, haciendo menos probable que abusen del alcohol, el tabaco y otras drogas.

Pero primero tenemos que conocer los hechos y saber cómo comunicarlos eficazmente. Aquí puedes aprender ambas cosas. Hemos recopilado los datos más importantes sobre el consumo de sustancias y los consejos más valiosos sobre comunicación para ayudarte a preparar la conversación con tu hijo.

Opiáceos

Los opioides son una clase de drogas potentes que incluyen sustancias ilegales como la heroína y medicamentos con receta como la oxicodona, la hidrocodona y la morfina. Los médicos recetan opiáceos para aliviar el dolor en pacientes que se recuperan de lesiones graves o intervenciones quirúrgicas, o en pacientes que padecen enfermedades debilitantes como el cáncer. Los jóvenes que abusan de los opioides suelen obtenerlos de familiares o amigos con receta, aunque también se venden ilegalmente. Al igual que ocurre con otras sustancias adictivas, los jóvenes son más susceptibles a la adicción a los opioides porque sus cerebros aún se están desarrollando.

SABER MÁS

Fentanilo

El fentanilo es un potente opiáceo utilizado por los médicos para tratar el dolor e inducir la anestesia durante las intervenciones quirúrgicas. Pero también se produce y vende ilegalmente, a veces en combinación con otros medicamentos de venta con receta como OxyContin y Adderall, o bajo su nombre. Este tipo de contaminación, junto con su potencia, hace que el fentanilo sea extraordinariamente peligroso y una de las drogas más implicadas en las muertes por sobredosis en la actualidad.

Más información

Alcohol

El alcohol plantea graves riesgos para la salud a pesar de ser socialmente aceptable y legal para los mayores de edad. Deteriora el juicio y reduce las inhibiciones, por lo que es uno de los principales factores de agresiones sexuales, accidentes de tráfico, homicidios y suicidios. Es especialmente peligroso para los jóvenes, que se emborrachan más rápidamente que los adultos, tienen más dificultades para saber cuándo parar y son más propensos a la adicción porque sus cerebros aún se están desarrollando.

Más información

Marihuana

La marihuana es una droga psicoactiva producida a partir de la planta de cannabis. Aunque la droga se ha legalizado en algunas partes del país, sigue siendo ilegal a nivel federal. A medida que la potencia de la marihuana ha aumentado drásticamente en las últimas décadas, también lo han hecho sus riesgos para la salud. Fumar marihuana, que contiene muchas de las mismas toxinas que los cigarrillos, plantea muchos de los mismos riesgos que fumar tabaco. Pero, a diferencia del tabaco, la marihuana afecta a la concentración, la coordinación y el tiempo de reacción, y se ha relacionado con la depresión y la ansiedad. La marihuana es especialmente peligrosa para los jóvenes, ya que inhibe el desarrollo de su cerebro y aumenta el riesgo de adicción a otras sustancias.

Más información

Medicamentos con receta

Los medicamentos con receta son aquellos fármacos, incluidos los opiáceos, los depresores y los estimulantes, que no pueden obtenerse legalmente sin la receta de un médico. El hecho de que los médicos a veces los prescriban no significa que su uso sea seguro. Al contrario, su uso está regulado precisamente porque son peligrosos e impredecibles, producen efectos diferentes en distintas personas y a menudo efectos secundarios perjudiciales o incluso mortales. El peligro es aún mayor en el caso de los medicamentos de venta con receta que se obtienen ilegalmente, que probablemente se produjeron de forma ilegal, lo que introduce el riesgo de contaminación.

Más información

Cigarrillos electrónicos y Vapes

Los cigarrillos electrónicos y los vapes son dispositivos de suministro de nicotina, el mismo estimulante nocivo y altamente adictivo que se encuentra en el tabaco. Estos dispositivos funcionan calentando un líquido que contiene nicotina, o "e-líquido", hasta convertirlo en un vapor que se puede inhalar. Contrariamente a la creencia popular, los cigarrillos electrónicos y los vapes son tan peligrosos y adictivos como los cigarrillos. El e-líquido puede contener hasta 2.000 ingredientes, incluidos carcinógenos y otras toxinas conocidas que, junto con la nicotina, pueden provocar enfermedades cardiacas y cáncer.

Más información

Conozca los hechos

Conocer la realidad sobre el consumo de sustancias -desde los efectos de cada una de las drogas hasta los síntomas de una sobredosis- le ayudará a responder a las preguntas de sus hijos y les permitirá tomar decisiones con conocimiento de causa. Podría salvarles la vida o ayudarles a salvar la de otra persona.

Iniciar la conversación

Hablar con su hijo sobre el consumo de sustancias puede ser difícil. Pero éstas son algunas de las conversaciones más importantes que mantendrá en su vida. Siga estos consejos para sentar las bases de una comunicación eficaz con su hijo.

Guía de recursos familiares

Aquí encontrará una versión descargable de esta Guía de recursos, que contiene todo el material del sitio web y mucho más. Utilícela a su conveniencia para conocer los hechos sobre el consumo de sustancias y prepararse para conversaciones cruciales con su hijo.

Inglés

Ver Descargar

Español

Ver Descargar

Más recursos

Usted es el mayor recurso de su hijo cuando se trata de aprender sobre el consumo de sustancias. Pero no está solo.

Más información

Consumo de sustancias y enfermedades mentales

Los jóvenes que sufren ansiedad, depresión y otras enfermedades mentales suelen recurrir al alcohol y las drogas para controlar sus síntomas. Aunque pueden proporcionar un alivio temporal, a largo plazo sólo empeorarán el problema. Afortunadamente, existen otras soluciones. Las enfermedades mentales son reales, comunes y tratables. Los padres y familiares suelen ser los primeros en darse cuenta de si un niño padece una enfermedad mental. Sus observaciones, junto con las de los profesores y cuidadores de su hijo, pueden ayudarle a determinar si necesita buscar ayuda para su hijo.

Síntomas de enfermedad mental

Al igual que los adultos, los niños tienen problemas emocionales de vez en cuando. Pero los siguientes síntomas pueden indicar la necesidad de ayuda profesional, especialmente si se presenta más de uno o si alguno de ellos empieza a interferir en la escuela, las amistades o la vida familiar. La identificación, el diagnóstico y el tratamiento precoces pueden ayudar a los niños a recuperar su salud mental y sentirse mejor.

  • Preocupación o ansiedad constantes
  • Depresión, tristeza o irritabilidad
  • Malas notas a pesar de un gran esfuerzo
  • Negativa reiterada a ir a la escuela o a participar en actividades normales.
  • Desobediencia o agresividad persistentes